07/11/2009

dibujando reflejos

Vienes a mí como una broma inefable, punzante, danzante
Odio tener la razón casi tanto como a un día soleado
Porque no me canso de estar equivocado
Ilusiones ópticas interestelares cubiertas de bisuterías
Y el eco de una risa incompleta que se escucha en el mar
Me quedé parado al borde, pendiendo de un hilo
Y si los pasos fueron erróneos, (al menos) pude ver su rostro
Bajo esa lánguida luz que me abraza
Como un mendigo a un trozo de pan mohoso
Estoy aquí, y tu cuerpo rígido envuelto en turquesa
Junto, la flor renace en la tierra baldía
Voces del mundo que cansadas, dejaron caer la balanza
Dibujando los reflejos del vacío, ausente, vehemente
Vagando sin principio ni fin por caminos transitorios
Como la estrella más lejana que se oculta tras tus pestañas
Corriendo hasta rompernos en un muro imaginario

No hay comentarios.: